The New Bears On the Blog

Para que tener la visión de un oso, si se pueden tener varias?. Osos de todas partes escriben su experiencia acá... cómo se vive siendo gay y oso. LAS OPINIONES ESCRITAS EN ESTE MEDIO SON PERSONALES Y NO REPRESENTAN EL PENSAMIENTO DEL RESTO DE PARTICIPANTES

domingo, diciembre 04, 2005

Making an entrance

Gracias a la amable invitación de Leo,
puedo hacer pequeñas apariciones públicas en este colectivoso.
Algo así como Guest star [con ganas de ser protagonista].

¿Temas osunos / ursinos a tratar?
Varios en la mente.
Nada completamente desarrollado.
Pero se vienen...

Un fuerte abrazo de oso.
mcl*

3 Comments:

  • At diciembre 05, 2005 11:06 a.m., Blogger Oso 2x said…

    BIENVENIDO...

     
  • At diciembre 05, 2005 3:22 p.m., Blogger Bearcito said…

    Bienvenido amiguiuuuu!!!

     
  • At enero 27, 2007 7:27 p.m., Anonymous esperanza del amanecer said…

    Cómo muchas de las mujeres de este mundo, viví más de quince años guardando silencio sobre lo que acontecía dentro de mi hogar. Vi golpear innumerables veces a mis hijos y yo a forma de protección me abalanzaba sobre ellos y recibía los golpes que eran dirigidos hacía ellos. Soy profesional de la educación y ocupo un cargo alto dentro de la intitución y mi rostro en el trabajo siempre se veía sonriente, mi vida para mucho era envidiable, pero desconocian la verdad de mi diario vivir.Con el trancurso del tiempo y las constantes agreciones hacia mi personatanto sicológicas como económicas mi salud se empezó a deteriorar al punto de pensar en tener que jubilar. Pasaba de manos en mnos de médicos buscando una respuesta a dolore insostenibles que no me permitian movilizarme y ser autónoma, mis licencias eran continuamente rechazadas, pero aún así debía continuar proporcionando sustento al hogar. En base a morfina me mantenía en mi trabajo y me seguía levantando temprano, para despertar a mis hijos y enviarlos al colegio. Cuándo ya mis furzas se agotarón y me impidieron caminar se me trato de perra inservible, maraca, puta,etc,etc. Creo que fuerón las últimas palabras que escuche de boca de mi marido, después de veinte años de matrimonio y cuatro hijos. Todo culmino el día en que entre nuevamente la clínica en la que tantas veces había estado internada por dolores a la columna, tendinosís,ciatica complicada con cáculos renales. Fue en el mes de abril del año 2006 una de mis ultimas entrada a la clínica producto de cáculo renales que agregado a eso se complicarón con angrena vesicular. Mi dolor era de alma y cuerpo, me sentí desfallecer, sentí que mi vida estaba sujeta a un sólo hilo que en cualquier momento se cortaba. La anestasia se me puso en la habitación, pues era imposible moverme o tocarme siquiera. Tengo entendido que pase más de cuatro horas en pabellón. Al abrir mis ojos me dije- otra vez aquí,no. En ese instante alguien me tomo la mano y me dijo que provablemente mis lágrimas eran porque algo había de tener que cambiar en mi vida. Cuándo regrese a mi habitación, mi pieza estaba vacía, nadie me esperaba. Sentí el sabor salado de mis lágrimas y fue ahí cuando me dije: -no más-
    A la mañana sihuiente llego mi marido y me dijo sabía que te ibas a reponer, siempre lo has echo, eres una persona fuerte. - Sí, respondí, soy muy fuerte.
    A los tres días estaba de alta, debí llamar a casa para que mi marido se levantara y me fuera a buscar. Vestida y todo listo, debí esperarlo un largo rato hasta que llegará.
    Al entrar por la puerta lo miré a los ojos y nunca vió nada extraño en mí, para él todo continuaba igual. Yo seguiría siendo la misma,volvería a casa, retomaría mis obligaciones, soportaría los golpes a los niños y vería c´mo en momentos de rabia insostenible las cosas de mi casa se destruían, total yo trabajaba para reponerlas.
    Entre a mi casa y mis palabras fuerón:-la que está aquí, era tú mujer. A ésta que tú llamastes puta, perra insevible a la que le decías que tu la tomabas cúando tu querías porque para eso era tuya, ya no lo es. A las putas se les paga por los servicios prestados y soy yo quien pago el alimento de este hogar, las putas eligen a sus clientes y tú ya no eres más mi cliente y nunca más me has de tocar a mí a mís hijos.
    Berrinche lo llamó, se me quitaría con los días. Pasarón diez, quince días y nada cambíaba. LLegó el día de la madre y yo me fui a casa de mi hermana,no deseaba poner en jaque a mis hijos pues era tradición que teníamos que pasarlo on su madre. Estaba ahí cuando llegarón mis hijos a mi lado. Fue el mejor día de madre de toda mi vida. Él fue solo a saludar a su madre.
    Volvimos a casa y se petitirón los perdones de tantos años y promesas que jamás se cumplierón.
    Mi desición ya estaba tomada, ni un paso atrás. Vamos a un consejero matrimonial, acepte. El especialista recomendo que se distanciara por unos días de mí. Eso no fue entendido tampoco y se me dijo: tú estas molesta conmigo, tu te vas.
    Yo no abandono a mis hijos y debí recurrir a carabineros quienes me citarón a tribunales de familia. Al escuchar episodíos de mi vida, se dicto sentencia inmediata y recurso de protección. Nada para él tenía valor, la orden del tribunal no tenía mayor sentido, pues bien sabía que su padre, hombre adinerado podría comprar lo que quisiera.
    Mi vida se volvió una tortura, no podía tener teléfono, llamadas constantes, mensajes y amenazas frecuentes. Fue sembrando odio en el corazón de mis hijos. Uno de ellos un día me dijo que era una mala mujer y una fracazada. Tengo dos titulos universitarios trabajo y me gano el pan. No tengo quién me regale dinero, me lo gano con el sudor de mi frente.
    Pasó un mes y mis hjos los sostuve con sólo mi trabajo. Mi marido presento liquidaciones por renta mínima y la mayor parte de us ingresos era para pagarla en su plan de salud individual, ya que todos mis hijos eran cargas mías.
    Comenzarón entonces las conjeturas. Debería tener un amente para que me ayudara a sustentarmé.
    Más un día se puso de acuerdo con uno de mis hijos para sacar a los menores de la casa. Irián a la iglesia y luego volverían. Nunca volvierón.
    Con el pasar de los días me encuentra con una demanda interpuesta por mi hijo mayor. Esta mujer profesional atento contra su vida y en contra de los menores también y por ello se encuentran al lado de su padre, por ser esta una mujer incapaz de cuidar a los menores.
    Han pasado varios meses y me he mantenido durante todo este tiempo de pié y en mi trabajo y estoy en lucha por recuperar a mis hijos. Me desgarraron el alma y las entrañas, pero sigo y he de continuar. Se me demanda también por pensión de alimentos, se me priva de ver a mis hijos, hasta cuando la justicia intercede y dictamina que no soy un peligro para ellos y que puedo verlos una vez cada quince días ,los días domingos.
    Esos domingos son los días en que aprovecho de entregar las caricias y los besos que no puedo brindar los otros días.
    Mi lucha a de continuar, he de recuperar a los míos.
    Mi pueña tiene seis años, el otro tiene trece y a mi lado fielmente etá conmigo el de 16 años, el de 19
    se odia sí mismo y odia al resto del undo por haberse dejado influenciar y levantar calumnia en contra de su madre.
    Muchos de mis días se hacen aternos en la espera, pero siento a la vez que apesar del dolor de mi alma soy capaz de dar la lucha. Se acabarón los dolores físicos, tenía un cáncer que me lo estirpe, mis hijos llegaran a mi lado, porque esta mujer que habla no ha dejado huella de dolor en ninguno de ellos, muy por el contrario.
    Muchas mujeres continuan su vida apegadas a un hombre por las consecuencias que esto les puede implicar. Yo me siento orgullosa de mi y cada día soy capaz de levantarme y brindar una nueva sonrisa a este mundo. Quizás muchos se preguntarán -perdió a sus hijos- No ellos vuelven, sólo es cuestión de tiempo.
    Mi vida ha de continuar, soy autónoma a diferenci de mi exmarido
    que vive aún a expensas de sus padres, sin estudios ni ambiciones.
    Promesas ni ruegos revocan mi desición.
    Sus padres tienen a disposición de su hijo dos abogados. Necesita un hombre inocente tener dos abogados.........
    Perdí el miedo y el temor, tengo noches serenas y espero en paz el regreso de mis hijos.

     

Publicar un comentario

<< Home