The New Bears On the Blog

Para que tener la visión de un oso, si se pueden tener varias?. Osos de todas partes escriben su experiencia acá... cómo se vive siendo gay y oso. LAS OPINIONES ESCRITAS EN ESTE MEDIO SON PERSONALES Y NO REPRESENTAN EL PENSAMIENTO DEL RESTO DE PARTICIPANTES

viernes, enero 20, 2006

UNIFORMES



Gays que se ponen uniformes militares o policiales hay muchos. Cuidan al mínimo los detalles. En alguna ocasión he visto a alguno tan perfectamente vestido de policía motorizado de los Estados Unidos que, de no haberlos visto en determinado lugar o a ciertas horas, podría estar en duda de si era o no policía de verdad. Hubo un tipo que, por la forma de mirarme, parecía que iba a pedirme la documentación de un momento a otro. Al final lo que hizo fue hacerme la prueba del alcohol, pero en lugar de hacerme soplar, aspiró. La primera vez que visité Colonia, Alemania, en 1995, me llamó la atención la cantidad de gente que había uniformada en la zona gay. Aquello parecía el Día de las Fuerzas Armadas y que después del desfile la tropa había decido ir a tomar unas cervezas al barrio gay. Y no sólo la tropa. Por la edad, había más de un general. De algunos cinturones colgaban porras, cartucheras y hasta granadas de plástico. Sin llegar a esos extremos en el atrezzo, a otros nos gusta llevar algún detallito. Yo, por ejemplo, suelo ponerme al cuello una placa de identificación militar. Mi placa es real, no la he comprado en ninguna tienda de parafernalia militar o de complementos para modernos. Se la dieron a mi pareja cuando, estando en edad de movilización, residió en un país del norte de Europa. Su nombre y algunos datos aparecen grabados en la placa y también he hecho que graven el mío. Tengo un pantalón de camuflaje y mi última adquisición ha sido una camisa caqui, comprada en Sydney, con galones y el nombre del soldado a quien perteneció. El nombre se lo he quitado y la graduación me parece baja (a mi edad no se puede ser sólo sargento, a no ser que se sea chusquero), así que acabaré quitando los galones. Sólo me he “militarizado” para un par de fiestas.

Novelas, cine y series de televisión han hecho que la policía de Nueva York sea conocida en el mundo entero. Los uniformes de los hombres de azul los hemos visto tantas veces que el anagrama del NYPD debe de ser uno de los más famosos del mundo. Si pensamos en NYC posiblemente primero aparecerá en nuestra mente el logotipo de la ciudad, el genial diseño gráfico realizado por Milton Glaser en 1973 “I LOVE NY” (en el que un corazón rojo sustituye la palabra “Love”), quizá imaginemos a taxis amarillos por la Quinta Avenida y, más pronto que tarde, veremos patrullar por las calles, porra en mano, a los hombres de azul. A los turistas les gusta fotografiarse con ellos. La policía de Nueva York vende. Y vende una barbaridad. Es impresionante el éxito que tiene el “merchandising” del NYPD: camisetas, gorras, tazas de café, bolígrafos, etc.

Para comprar camisetas los mejores clientes deben de ser los gays. No hay gay que se precie que no se traiga de NYC una camiseta ajustadita del NYPD, ya sea para lucir músculos o michelines. Nunca sé si estos souvenir “ponibles” que traemos de fuera los compramos porque nos gustan o para dejar patente que hemos estado allí, que estamos viajados. ¿Qué razón hay para que sean las camisetas con el anagrama y escudo del NYPD las que más se vean en el ambiente? ¿No podría ser otro cuerpo policial? Imaginemos. Con la enorme cantidad de turistas que visitan España, más de 60 millones el año pasado y muchos de ellos gays, quizá la dirección de la Guardia Civil podría poner a la venta (no sé si ya se hace) camisetas y tricornios en tiendas de souvenir . Aprovechando la enorme publicidad que ha supuesto que el Papa Benedicto XVI se haya puesto un tricornio (a S.S. parece que también le encanta un uniforme, ya que en su corto papado además del tricornio, la mitra y el solideo, le hemos visto encasquetarse un casco de bombero, un “colbacco”-sombrero con plumas de los carabineros y del ejercito italiano-, y un gorro de Papa Noel) y haciendo una buena campaña de “merchandaise” al estilo del que hace el Real Madrid con sus camisetas, es posible que en poco tiempo se pusieran de moda en Europa las de la Benemérita. Los turistas volverían a sus países cargados con camisetas para lucirlas en los locales, especialmente en aquellos que se exige “dress code”. Los Eagle, Cox, RoB (por nombrar sólo algunos) llenos de tipos luciendo camisetas del cuerpo fundado por el Duque de Ahumada. ¿Lo podéis imaginar?

Ya sé que el tirón mediático a nivel mundial de los hombres de azul de Nueva York es superior al de los hombres de verde. Los policías de las calles de Nueva York son más “de película”, aunque a los nuestros también los hemos sacado en el cine (véase “El Lute”). Eso sí, los actores que hacían de guardias en la película de Vicente Aranda andaban más escasitos de músculos (no estaban de moda los gym) que los “súper policías” de pego que veo aquí en el ambiente con las camisetas del NYPD. Estos tienen una apariencia física envidiable, verdaderas montañas de músculos y clembuterol, y algunos tan metidos en el papel, que parecen estar actuando en un film de Hollywood y creyéndose un poquito Rambo. Lástima que a mí me guste más el cine de Woody Allen.



Nota para mis lectores de fuera de España:

La Guardia Civil es un Cuerpo de seguridad pública (policial), pero de naturaleza militar. Fundado por el Duque de Ahumada en 1844. Con funciones similares a la de la Gendarmería o Carabineros en otros países. Para conocer su historia y la del “tricornio”, su característico gorro, os remito a la pagina oficial de la Institución Armada: http://www.guardiacivil.org/historia/historia.jsp

“EL LUTE” la película del director de cine español Vicente Aranda fue rodada en 1.987 y protagonizada por Imanol Arias en el papel de “El Lute”. La película narra la historia de Eleuterio Sánchez. La sinopsis del film: En 1960, una familia trashumante de cacharreros recorre Extremadura. Llevan una vida dura, causa por la que la madre muere. El hijo, Eleuterio Sánchez "El Lute", roba unas gallinas y es condenado a seis meses de cárcel. Años después, en 1965, tras el asalto a una joyería de Madrid, en el que muere el vigilante, es juzgado y condenado a muerte. Sin embargo, la pena es conmutada por la cadena perpetua. "El Lute" se fuga de manera espectacular durante un traslado en 1966, desde ese momento, comienza su huída acosado por la Guardia Civil. Es detenido y de nuevo se fuga 1971. Es detenido nuevamente y juzgado, la acumulación de sus 97 causas elevan la sentencia a más de un millar de años. En 1981 es indultado.

7 Comments:

  • At enero 20, 2006 6:23 p.m., Blogger Claudio Cabello said…

    Es muy cierto eso de los uniformes, pero yo creo que todo eso tiene que ver con un morbo muy habitual dentro de las relacionez sexuales, el tema de; "yo mando, tu obedeces", es tan simple como eso. Aunque muchas personas no lo quieran admitir, seria de lo mas grandioso que un policia (o paco) te detuviera y toda esa detencion terminara en algo muy hot.

    Es como al final toda fantasia se crea... y esas fantasias donde el mandato esta primero, son las que mas han perdurado en el tiempo...

    Igual me gustaria atinarme a un paco... jajaja

    abrazos de osito policial...

     
  • At enero 20, 2006 6:40 p.m., Blogger Oso 2x said…

    Si... es cierto que los uniformes son muy calentones. Lamentablemente, en chile usan un verde muuuy feo. Pero guardias de seguridad no lo hacen nada de mal.

    Punto especial para el corte del pantalón, el que hace que quien no tenga nada de poto se le vea redondito... además de un atractivo paquete.

    Hace años me compré una polera de camuflaje y me encantaba... ahora quiero un tank top idem... espero poder encontrarlo.

    Saludos desde SCL

     
  • At enero 21, 2006 3:15 p.m., Blogger Granizo said…

    los uniformes pueden tener significados en el tema del poder sobre otros. eso es propio de lo testosterónico que podemos ser.
    también son lindos. en chile los uniformes se asocian a represión y sufrimiento.

     
  • At enero 21, 2006 5:19 p.m., Blogger Claudio Cabello said…

    Concuerdo totalmente con granizo... eso de las testosteronas... ufff... no se como mierda no me di cuenta antes...

    abrazos de osito agresor...

     
  • At enero 23, 2006 12:09 p.m., Blogger Sergio said…

    El otro dia comentabamos lo sexie y poseros q son algunos pacos, ¿se han fijado cuando se paran erguidos, sujetando sus dedos con en los suspensores que tienen? uffff

    alguno les ha pedido q hacer un alcotest??? (soplar la cosita)

    o la frase nunca bien ponderada "Documentos por favor"

    o "Bajese del auto por favor"

    :P

     
  • At enero 23, 2006 9:14 p.m., Blogger CON GARRAS Y A LO LOCO said…

    Este blog ha sido eliminado por un administrador de blog.

     
  • At enero 24, 2006 8:24 a.m., Blogger CON GARRAS Y A LO LOCO said…

    Por fin me enteré a lo que llamáis “pacos”. Andaba algo mosqueado de no saber de que hablabais en los comentarios de mi post. Nosotros a los policías les llamamos de varias maneras. Antes de la democracia les llamaban “grises”, por el uniforme. A los Guardias Civiles “picoletos” por el tricornio. A la policía municipal cuando yo era niño se le decía “guindillas”, ya está en desuso. A los antidisturbios y policía nacional “monos” o “maderos”. Sólo enumero las menos despectivas. Tendré que comprarme el “Diccionario panhispánico de dudas” pero aquí en Sydney no lo hay y que me lo manden de España vale una fortuna, así que tendré que recurrir alguna vez a vosotros para que me digáis el significado de algunas palabras. Un abrazo

     

Publicar un comentario

<< Home